Cuando hablamos de estrés podemos encontrar muchas causas que lo originan. Hoy te contaré una que pasa con mucha frecuencia e incluso a veces sin darnos cuenta. Te aseguro que si aprendes a reconocerla podrás comenzar a disfrutar más tus actividades y la compañía de todos los que te rodean.

¿Quieres saber de qué se trata? Continúa leyendo. ¡La buena noticia es que esta solución para parar el estrés depende única y exclusivamente de ti!

Ponle un pare a la exigencia y disfruta el camino

Aprendí esta gran lección hace un año, cuando creé mi marca personal y página web. Al comienzo, estaba muy entusiasmada porque daba un gran paso hacia mis sueños. Todo empezó muy bien, con ganas de aprender la tecnología (porque creé esta página sola), seguir cursos y escoger el diseño.

Sin embargo, después de un par de semanas de trabajar en esto casi full day… mi entusiasmo se convirtió en desesperación y frustración ¿cómo algo por lo que tanto soñé  podía ser una de las principales causas de estrés y tensión en mi vida? Estas preguntas me hicieron parar.

Me senté, medité  y me conecté  con dios y con mi sabiduría interior y le pedí que me muestre que había hecho para convertir este tiempo en una tortura…y así escuche una voz dentro de mí que dijo “¡SUELTA! Deja de ser tan exigente, deja de tratar que todo salga exactamente como tú quieres y empieza a disfrutar el camino ¿para eso no fue que te atreviste a dar este primer paso?”

Wowww, fue una gran revelación para mí. En ese momento, me dije a mi misma  “voy a dar lo mejor, pero pararé cuando empiece a desconectarme con el propósito de este proyecto porque esa energía no me llevará a ningún lado.” 

Cuando la exigencia traspasa el estrés personal y afecta a otros

Comparto contigo esta historia para mostrarte como la exigencia puede ser una gran causante de estrés. Incluso, la exigencia puede traspasar la barrera personal y estresar también a otros.

Me explico.  Cada vez que te encuentres pensando o diciendo “ellos deberían comportarse así”, estás imponiendo lo que tú crees a otros y sin querer podrías estar quitándoles el derecho a elegir.

Puede que tu intención sea la mejor, pero si observas las consecuencias de esa actitud, probablemente notarás que solo aleja a los demás de ti o los pone a la defensiva. Nadie quiere estar al lado de una persona que constantemente le diga que hacer, lo critique o lo corrija.

Por supuesto que es válido sugerir,  dar tu opinión, es importantísimo hablar, pero recuerda que es solo un punto de vista. Reconocer la diferencia cambiará los resultados.

3 pasos que te ayudarán a parar de sentir estrés  y comenzar a disfrutar más tu vida

1  Paso: reconoce si estás siendo exigente:

Cuando te sientes tenso o estresado, pregúntate si la exigencia tiene que ver con esto. Si la respuesta es afirmativa, continúa al paso 2.

2  Paso: Pregúntate ¿Para qué lo hago? 

Esta respuesta es oro en polvo. Si lo haces porque quieres lo mejor para ti o para el otro, reflexiona si realmente lo estás consiguiendo.

A veces, la exigencia aparece cuando tratamos de evitar algo. Por ejemplo: que suceda lo que tememos, cometer un error,  perder algo o a alguien importante, que a alguien le pasé algo malo, entre otros. En serio, nada te asegura que a tu manera los resultados serán mejores; puede que sí, pero también puede que no.

Date un tiempo para respirar, parar, soltar, dar una vuelta y chequear con tu intuición para que te guíe de vuelta al con mejor ánimo.

3 Paso: Pon en una balanza

Por último, si tu exigencia está tratando de cambiar lo incambiable y si pones en una balanza lo otro, no aporta nada de valor a tu vida; quizá llego el momento de soltar y decir adiós. Hazlo por el bien de todos los involucrados.

Palabras en acción

Si te encuentras en una situación así, te animo a seguir estos 3 pasos ahora y a contarnos en los comentarios que encontrarás al final de esta publicación, lo siguiente: 

¿Hay algo que te puedas estar perdiendo de disfrutar por ser exigente? Y ¿Qué crees que pasaría si te animas a soltar la exigencia y a disfrutar más tu vida?

Deja un comentario y házmelo saber. Por favor, siéntete libre de colocar todos los detalles que quieras, muchas de las personas que ven este blog se beneficiarán con tus respuestas.Los comentarios serán publicados. Si deseas enviarme una información personal, escríbeme a info@fiorellabrazzini.com

Antes de irte, aprovecha en registrarte en mi página web. Recibirás un acceso directo, exclusivo y gratuito a “Cómo sentirte más tranquilo en medio de la incertidumbre”, una biblioteca online con 5 recursos que te ayudaran a recuperar la tranquilidad y la alegría en medio del caos.

Me siento feliz de tenerte en este espacio. Te agradezco por el tiempo que le dedicas a este blog y sería genial que compartas este video con todos aquellos que creas necesiten recibir una dosis de motivación en sus vidas.

Pin It on Pinterest

Share This

Regala este mensaje a quien más lo necesite

Por favor, comparte esta publicación en tus redes sociales.