Una de las experiencias más hermosas que he creado

Para que comprendas que me lleva a describir así este espacio, tengo que contarte una historia personal que empezó hace exactamente 9 años, cuando recibí de regalo el libro de Louise Hay “Tú puedes sanar tu vida”.

Unos meses antes de que este libro llegara a mí, había empezado a notar cómo mis creencias creaban mi realidad. Cada vez que pensaba que algo iba a salir mal, salía mal.

Esta idea cobró sentido al leer este libro, pero en ese tiempo, mis intereses estaban por cualquier otro lado menos por la onda espiritual y de desarrollo humano. Me preocupaba más no tener un plan para el fin de semana  que estar indagando en estos temas. Así que lo guardé y me olvidé de su existencia.

Todo tiene su momento

Esta no es una frase trillada, para mi es casi una ley ¿Por qué? Porque a pesar que yo planee dejar el libro en el baúl de los recuerdos, él no tenía la misma intención de hacerlo conmigo. Fue así como volvió a la vida 3 años después, cuando me enfermé con una infección (brucelosis) y tuve que guardar reposo médico por tres meses.

Fue allí, cuando después de pelearme por un mes con el hecho de no poder caminar, recordé la existencia de este libro medio mágico con ideas interesantes y me dije a mi misma…”yo me puedo sanar” “es más me voy a sanar”, a pesar que tenía un doctor que cada vez que me veía se preocupaba por mi nula mejoría.

Decidí volver a leerlo, pero esta vez con otros ojos. Los ojos de una persona que sabía que había llegado el momento de encontrarle otro sentido a su vida, aparte del trabajo y su entorno social. Los ojos de alguien que estaba dispuesta a vivir la experiencia de una manera diferente. Los ojos de alguien que elegía vivir de otra manera.

Inició un camino de Conexión Espiritual

Esta vez, me devoré ese libro y muchos otros más. Mi actitud hizo que deje al doctor pesimista  por uno que me llenó de optimismo con el tratamiento adecuado. Recuperé la paz en medio de la infección. De un momento a otro, la enfermedad pasó a un segundo plano por el placer que sentía de llenar mi alma con cada aprendizaje que me hacía vibrar.

No podía parar. Me metí a clases grupales. Llevé dos al mismo tiempo.  Por otro lado, pasé por procesos muy dolorosos para mí. Dejé un empleo que me encantaba y me proporcionaba estabilidad económica por guardar reposo. Culminó una relación muy importante por algunas diferencias.

Todo pasa por algo

Fue una época de muchos cierres, pero a pesar de la tristeza sentía paz. Confiaba plenamente que todo en esta vida pasa por algo y que el Universo sabe por qué hace las cosas. Sabía que más adelante lo entendería  y por supuesto que lo comprendí con el paso del tiempo.

Y llegue al coaching (un proceso que transformó mi vida y me hizo poner los pies en la tierra) y en este echar raíces deje mi lado espiritual por indagar otros horizontes.

Hasta que murió un mentor que venía siguiendo durante mucho tiempo y su muerte produjo en mí un dolor inmenso que no lograba comprender, pues no lo conocía personalmente. Mirando dentro mí, descubrí que la tristeza que sentía era la añoranza por volver a encender mi llamado espiritual y así despertó esta idea que hoy cubre forma.

Integrar los aprendizajes

Uno de los propósitos en mi vida, es compartir y enseñar este recurso  tan maravilloso y sobre todo poderoso que está dentro de ti. Dentro de ti, reside una guía disponible en todo momento, con respuestas que te llevarán a sentir más confianza, tranquilidad y encontrar el sentido a muchas cosas.

Hoy comprendo lo que viví y por supuesto también tengo muchos miedos que me llevan a meter la pata, retroceder y cometer antiguos errores. Soy humana y nunca dejaré de serlo. La diferencia está que ahora sé por práctica no por teoría, el camino para reencontrar la calma. Puedo acceder a este poder infinito que está dentro de mí y confió que si yo quiero puedo aprovechar cada experiencia para crear mejores posibilidades en mi vida y seguir creciendo.

Conexión Espiritual

 Tú también puedes hacerlo …Es por eso que hoy comparto contigo una parte de mí y te invito a participar del taller “Conexión espiritual”, para que tú también te beneficies con esta guía y fuente de amor, viviendo con propósito.

Hoy tú puedes encontrar el sentido de todo lo que haces y sobre todo la seguridad y confianza que hay algo más grande que tú y que yo.

Conectar con esta fuente expandirá tu energía, te llenará de amor, gratitud, paz y te permitirá comprender que no estás solo y que siempre estas siendo guiado, siempre…solo tienes que estar dispuesto a escuchar las señales.

Espero que me acompañes en este viaje. Si quieres recibir más información sobre Conexión Espiritual o participar ingresa aquí ahora: http://fiorellabrazzini.com/conexion-espiritual/

Hasta la próxima,

Pin It on Pinterest

Share This

Regala este mensaje a quien más lo necesite

Por favor, comparte esta publicación en tus redes sociales.